El Día de la Madre como oportunidad para concienciar sobre el aislamiento social

Con motivo del Día de la Madre, la asociación mexicana Amigos de los Mayores lanzó una campaña de sensibilización sobre el aislamiento social de los mayores, y más concretamente de las mujeres mayores.

El Día de las Madres en México, que se celebra exactamente el 10 de mayo, se está convirtiendo rápidamente en una fiesta nacional. Como prueba, a nivel de educación nacional, el Día de las Madres se ha convertido en día festivo, en lugar de otro día festivo, el del 5 de mayo, fecha de conmemoración de la Batalla de Puebla, ganada a los franceses en 1862.

Entonces, el 10 de mayo, todos salen a comprar flores para regalar a sus mamás, vendidas por comerciantes de un día que salen a la calle con una tabla y dos caballetes. Sin embargo, no todas las mamás tienen la suerte de tener hijos cerca de ellas en este día, y mucho menos de recibir un ramo de flores.

Cada año aumenta el número de hogares unipersonales y las personas mayores, principalmente mujeres, se encuentran solas en sus casas. De hecho, hijos e hijas están quitando el hogar familiar a una edad más temprana, algunos emigran al norte del país o se van a Estados Unidos de manera ilegal y ya no pueden regresar a México. A veces, el alcoholismo o los problemas de drogas también destruyen familias, convirtiendo a los familiares mayores en víctimas colaterales de esta desintegración.

Por eso, este año la asociación Amigos de los Mayores – México ha decidido realizar una campaña para concienciar a la población mexicana sobre el aislamiento social que viven miles de madres de 60 años y más, durante este día que normalmente se les dedica.

La campaña se llamó “Regalamos flores a nuestros mayores”. La promoción de esta campaña se hizo en las redes sociales y de boca en boca en el barrio donde se ubica el Centro de Día San Agustín.

“En total, 32 donantes participaron en la campaña, y gracias a ellos pudimos ofrecer más de 80 ramos de rosas y otros arreglos florales a las personas mayores que acompañamos, y que se habrían encontrado en ese día solas.” dice Cathel Dumont, directora de la asociación.

De acuerdo con las medidas sanitarias vigentes, les entregamos un ramo de flores, así como una caja con pequeños jabones artesanales, elaborados por uno de nuestros voluntarios. “Fue una mañana muy agradable pasada en excelente compañía, y en unos días volveremos a abrir las puertas de la Casa de Día San Agustín, porque después de más de un año de cierre, podremos recibir nuevamente a nuestros viejos amigos, quienes  han recibido sus dos dosis de la vacuna Covid-19 y están más que listos para regresar.” dice Cathel Dumont.

Credito de la fotographia : Amigos de los Mayores- Mexico

Compartir

Artículos similares

Apolline y Guillemette nos cuentan su experiencia con la asociación Amigos de los Mayores México

Somos dos estudiantes francesas y - gracias a la organización…

La Navidad de 2020 se celebró, a pesar de la pandemia, y una fuente de nuevas ideas

Para esta Navidad "especial" de 2020 por Covid 19 y…