Este verano, dos estudiantes estadounidenses para nuestras personas mayores aisladas en Tolosa.

Desde hace más de 20 años, la Fraternidad Regional de Occitana de la Asociación recibe cada año durante el verano a estudiantes para favorecer los lazos intergeneracionales. El verano es una época en la que el aislamiento de nuestros mayores es aún más agudo. Para los Petits Frères des Pauvres, es una oportunidad para ofrecer a las personas mayores frágiles e indigentes un tiempo de encuentro, una manera maravillosa de mantener el vínculo entre las generaciones y la apertura al mundo. Lavender, de 21 años, y Margaret, de 23, son estudiantes estadounidenses y conocen nuestra asociación a través de su profesor de francés. Durante el verano, se unieron a equipos de voluntarios de la Fraternidad Regional de Occitana de los Petits Frères des Pauvres para acompañar a las personas mayores aisladas. Para apoyar a los equipos de Toulouse, viven una experiencia, durante el verano, lejos de casa pero cerca del corazón.

 

¿Qué opinas de la asociación? ¿Qué encuentros o intercambios ha tenido con las personas a las que acompaña?

L: ¡Es muy gratificante! Me encanta la historia y la vivo a través de las historias de los hombres y mujeres que conozco, como cuando me hablan de su infancia, durante la guerra por ejemplo. Es emocionante tener su punto de vista, compartir sus historias y culturas conmigo. Intercambio con gente que está sola y que no sale mucho. Lo que me entristece es que me dicen que tienen hijos que no los visitan. De hecho, algunos de ellos tienen familia, pero han perdido el contacto por una razón u otra. La vida ha hecho que estén solos.

Me doy cuenta, cada vez, que visito a las personas hasta qué punto son únicas, cada una tiene cosas que compartir, una historia, una vida, pasiones.

M: Por mi parte, todos los martes, ofrezco una clase de baile de salón y doy la bienvenida a una docena de personas mayores acompañadas y voluntarias. Está abierto a todo el mundo, incluso a las personas en silla de ruedas, porque me adapto y podemos acercarnos a la danza de todas las maneras posibles. Lo curioso es que a veces son tímidos al principio y no se atreven, luego a medida que avanzan, empiezan a moverse y, la mayor parte del tiempo al final de la clase, todos bailan. El primer día, la persona que fue la primera en bailar fue una señora de 97 años, estaba increíble y encantada de poder encontrar un espacio para bailar con otras personas.

Durante mis estudios, investigué sobre la enfermedad de Alzheimer relacionada con la danza y la música. Y me doy cuenta de que la música puede tener beneficios para todas las personas mayores: puede ayudarles a recordar recuerdos, a redescubrir la alegría de la vida, a darles el deseo de moverse, incluso si están sentados, porque se puede bailar sentados o simplemente escuchar la música, ¡y se siente bien!

También hago visitas a domicilio y casas hogares. Las personas mayores que conozco están solas por diferentes razones, a veces son muy mayores, han perdido a sus familiares o tienen relaciones complicadas con ellos, a veces ya no pueden moverse, así que son personas que realmente necesitan ver una cara sonriente, ver a alguien que quiere hablar con ellas.

También voy al Hospital Psiquiátrico de Toulouse con el equipo de los Jardins Des Silos-Garonne y conozco gente a la que le gusta jugar y bailar. Durante mis estudios, investigué sobre la enfermedad de Alzheimer relacionada con la danza y la música. Aquí, no estoy necesariamente con personas con enfermedad de Alzheimer.

Veo emocionante tener su punto de vista, compartir sus historias y culturas conmigo. Intercambio con gente que está sola y que no sale mucho.

 

¿Cuál es el beneficio de pasar estos meses en la asociación?

L: Lo que me gusta es que cada persona que conozco tiene una gran historia, y aunque la vida sea corta, también puede ser larga y se pueden tener muchas aventuras. Como estoy en un momento de mi vida en el que yo me pregunto sobre mi futuro, me da esperanza saber que puedo vivir mucho, que no tengo que decidir qué hacer con el resto de mi vida, que puedo disfrutar de lo que va a pasar. Creo fuertes lazos con la gente que conozco, me preocupo por ella y quiero que sea feliz y que se sienta realmente bien al sentirse útil.

M: Los primeros días fueron un poco difíciles porque las personas mayores también hablan de la enfermedad y la muerte. Pero hizo darme cuenta de que era importante vivir, y que no valía la pena quedarse solo, cuando puedes moverte, ver gente. La gente que visito no tiene otra opción, mientras que yo puedo salir, disfrutar conociendo gente nueva, cuidar de los demás y tengo que hacerlo. Por supuesto, a veces tenemos pinceladas suaves y no queremos hacer nada, pero debemos saber cómo aprovechar el cambio.

Compartir

Artículos similares

Una Navidad sin soledad no deseada en España

En España, más de 4,7 millones de personas viven solas.…

La soledad de las personas mayores polacos

La Asociación Malí Bracia Ubogich ha decidido realizar una investigación…

La acción de los Freunde alter Menschen en Alemania

Descubra cómo su pasión por la arquitectura los ha unido....…