La asociación de Petits Freres des Pauvres apoya un proyecto en Burkina Faso

Miles de ancianas acusadas de brujería en Burkina Faso han tenido que huir de su pueblo

Durante más de tres años, la asociación francesa Petits Freres des Pauvres ha estado apoyando el hogar San Lázaro en Koupéla en Burkina Faso. Este hogar acoge a mujeres mayores, acusadas sin la menor prueba de ser brujas o “come-almas”, estas ancianas ya no tienen una familia que las defienda y las cuide. Han huido de su pueblo y, sin protección familiar, se les promete decadencia física, moral, social y psicológica.

En Burkina Faso, la brujería tiene arbitrariamente un rostro femenino. Las acusadas de ser brujas son viudas que a menudo son acusadas de haber matado a su marido, de ser responsables de la muerte de los niños, … cuando se produce una muerte brutal o inexplicable, hay que encontrar a la persona que “se comió el alma” del difunto.

El Estado y las asociaciones burkineses son conscientes de este problema, pero los problemas son tan numerosos en el país que la exclusión de las personas mayores se encuentra al final de la lista de emergencias del país.

Hoy en día, el hogar de San Lázaro acoge a 35 mujeres mayores que estaban destinadas a vivir en la calle y a mendigar para sobrevivir. El objetivo de la asociación que dirige el hogar es proporcionar condiciones de vida decentes: vivienda, alimentación, salud y sobre todo un poco de afecto a estas mujeres.  Los males de la vejez se acumulan, la ceguera, el dolor, la pérdida de memoria y de autonomía, pero la solidaridad entre las mujeres permite a cada una de ellas encontrar su lugar en esta “nueva familia”.

Con el apoyo de los Petits Freres des Pauvres, OCADES (Caritas Burkina Faso) ha creado un pequeño equipo de personas voluntarias que vienen a animar pequeños talleres de actividades manuales, a cocinar con las mujeres y a ayudarlas en su vida cotidiana.

Además de ayudar a estas mujeres, los dirigentes de la asociación quieren sensibilizar a la sociedad sobre esta costumbre milenaria que destruye la vida de muchas mujeres. Para ello, organizan programas de radio, sesiones de teatro-foros en los pueblos y platicas de sensibilización en las escuelas.

La sociedad burkinés se está modernizando, pero el peso de las costumbres es pesado y es difícil cambiar las mentalidades en los pueblos los más aléjanos. Para la asociación, es importante apoyar este proyecto porque responde a sus tres misiones sociales: Acompañar, Actuar colectivamente y Alertar/Testimoniar.

Compartir

Artículos similares

Los efectos del confinamiento en las personas mayores

En un contexto de crisis sanitaria y social sin precedente,…

La crisis de Covid19 alrededor del mundo en imágenes

Credit Photos: Federation Internationale des Petits Freres des Pauvres  …

Las empresas, el mundo del deporte y los jugadores se movilizan por nuestras asociaciones

A pesar de la crisis económica que afecta a todos…