Llevar consuelo a los presos mayores

Las asociaciones miembros de la Federación international de los Petits Frères des Pauvres se comprometen a romper la soledad de las personas mayores y a acompañarlas con dignidad hasta el final de sus vidas, vivan donde vivan. Puede ser en casa, en una residencia de personas mayores, en el hospital, pero también, y esto es menos frecuente, en la cárcel. De hecho, los presos mayores se ven afectados en gran medida por la soledad en la cárcel: encerrados, limitados en sus contactos con el mundo exterior, con pocas actividades… Sufren una doble pena.

Por ello, la asociación francesa de los Petits Frères des Pauvres inició en 2012 una acción en el ámbito penitenciario y ahora acompaña a los presos mayores, especialmente a los que están en los hospitales de las cárceles.

Al aislamiento ligado al lugar de encarcelamiento se suma la ruptura de los lazos familiares y sociales, los problemas económicos, la pérdida del trabajo, de la vivienda, etc. Y si, además, los detenidos son mayores y a veces están enfermos con “pronóstico vital”, tienen que soportar una multitud de castigos“, explica Anne Legge, coordinadora en la asociación.

Para la asociación, es esencial acompañar a estos presos en el final de sus vidas con dignidad. Según el testimonio de las personas voluntarias, están allí para proporcionar un oído neutral: “Durante estos encuentros inusuales, es esencial ver a la persona por lo que es en su humanidad, sin juzgar su acto criminal. Nos dirigimos hacia “alguien que no es uno mismo, es decir, una mujer o un hombre, sean cuales sean los errores cometidos. Más allá del delito o la falta cometida, el encuentro es sobre todo un encuentro interhumano“, explica Anne Legge, coordinadora del equipo de acompañamiento de enfermos y personas al final de la vida, que trabaja en el ámbito penitenciario de París.

Las visitas de las personas voluntarias son un soplo de aire fresco para los presos, que a menudo se sienten muy solos, una forma de encontrar un oído atento y un consuelo en su vida cotidiana.

En Estados Unidos, el equipo de LBFE en Cincinnati también tuvo la oportunidad de acompañar a un preso durante varios años hasta el final de su vida. De hecho, Yogi Wess, jefe de la asociación, mantenía una estrecha relación con el Sr. Gay, apodado “Abuelo Gay” en el geriátrico de Ohio. Las visitas mensuales al Sr. Gay pronto se convirtieron en una verdadera amistad, una amistad que pronto se extendió a la familia de Yogi, que también empezó a visitar al anciano.

Nuestras visitas eran siempre muy animadas y el Sr. Gay se preparaba para ellas con mucho cuidado: siempre bien afeitado, con el uniforme recién planchado, siempre sonriendo al entrar en la sala de visitas y dispuesto a disfrutar de las hamburguesas, las barritas de cereales y los donuts en polvo que compraba en las máquinas expendedoras. Al Sr. Gay le gustaba jugar a las cartas, hablar de deporte, de la última tecnología, siempre era curioso y se interesaba por LBFE, por lo que Lucy estudiaba en la escuela y por si nuestro perro Bojangles estaba bien. Siempre fue positivo“. Yogi Wess

En el memorial escrito y leído por Yogi Wess en el funeral del Sr. Gay, se retrata a un prisionero de hecho, pero también a un hombre, con sueños y deseos.

Su sueño era una vida en la que tuviera su propia habitación, en la que pudiera apagar la luz y dormir en la oscuridad y el silencio, en la que tuviera un armario lleno de trajes de caballero y una iglesia en la que llevar esos trajes, que sería la de Santa Clara. Soñaba con ir a la bolera con Lucy y sus amigos, decidir qué quería comer, cocinar, ir a Nueva York para asistir a un festival de jazz o a Nueva Orleans durante el Mardi Gras“.

Hasta su muerte en 2017, Yogi Wess y su familia visitaron a este hombre encarcelado de por vida, que no había conocido la libertad desde 1975 y que nunca más la encontró.

El apoyo a los presos mayores y a los enfermos está todavía poco desarrollado y es relativamente desconocido, pero es esencial para romper la soledad y el aislamiento que sufren en la cárcel; no hay que dejarlos de lado.

¿Le interesa este tema? Encuentre un artículo sobre las personas voluntarias que acompañan a los presos al final de su vida en el entorno penitenciario https://www.petitsfreresdespauvres.fr/informer/nos-actualites/ces-benevoles-qui-apportent-du-reconfort-aux-detenus-malades así como un artículo sobre las ideas preconcebidas sobre las personas mayores en la cárcel en Francia https://www.petitsfreresdespauvres.fr/informer/nos-actualites/7-idees-recues-sur-les-personnes-agees-en-prison

 

Credito de la foto : LBFE Cincinnati

Compartir

Artículos similares

El regreso a clase por Les Petits Frères des Pauvres – Francia

Como todos los estudiantes, en Les Petits Frères des Pauvres…

El 13º Seminario Internacional de Recaudación de Fondos en mayo de 2022

Entre el 23 y el 25 de mayo de 2022,…

Haití: La apertura de un centro de salud, un sueño hecho realidad

Socio de la asociación Petits Frères des Pauvres desde 2018,…