Los efectos del confinamiento en las personas mayores

En un contexto de crisis sanitaria y social sin precedente, la asociación Les Petits Frères des Pauvres publica su 4º informe sobre el aislamiento y la soledad de las personas mayores, dedicado este año a los efectos del confinamiento en las personas mayores de 60 años.

 

¿Cuáles son las lecciones más sorprendentes de este estudio realizado por CSA Research?

Iluminación de Jean-Louis Wathy, subdirector de la asociación Les Petits Frères des Pauvres de Francia

  • Los efectos del confinamiento en las personas mayores ponen de manifiesto los peligros del aislamiento social.

El informe destaca los peligros del aislamiento social para los individuos. El cese de actividades y, por tanto, la ruptura de los lazos sociales han puesto de manifiesto las consecuencias del aislamiento sobre la salud moral y física de las personas mayores.

Este estudio cuantitativo (1503 personas de 60 años y más) y cualitativo (12 entrevistas a personas acompañadas por la asociación) llevado a cabo por CSA Research muestra que el 41% de las personas mayores mencionan un deterioro de su salud moral y el 31% dicen haber experimentado un deterioro de su salud física.

Las consecuencias del confinamiento serán duraderas. La gente que solía salir, ya no se atreve a hacerlo o encuentra difícil de hacerlo, incluso con equipo de ayuda. Así que se encierran aún más y es una espiral de confinamiento. El vínculo social, la integración de la persona en el vecindario, es una cuestión importante.

  • La movilización ciudadana ha sido particularmente fuerte durante la crisis, pero las personas mayores temen que eso no dure en el tiempo.

Había un fuerte deseo de compromiso por parte de la población francesa. 300.000 personas se registraron espontáneamente en el sitio creado por el gobierno para ofrecer su tiempo durante este período. Esta efusión de solidaridad muestra nuevas formas de ayuda, en particular para la ayuda puntual.

Podemos ver que cientos de miles de personas podrían hacer o han hecho cosas, sin decirlo y sin registrarse. Existe una solidaridad activa.

Sin embargo, el 62% de las personas mayores piensan que esto no durará con el tiempo. Las personas mayores han sido marginadas de la sociedad y piensan que reconsiderarlas no es posible. Esto es preocupante porque no creen en su reasentamiento en la sociedad.

También las personas mayores están muy contentas de ver que a través de esta crisis se ha hablado mucho de ellas, pero para hacer qué, ¿esto va a continuar? No están convencidas.

Con esta crisis, el aislamiento se ha convertido en cualquier caso en un problema importante. El desafío futuro de asociaciones como la nuestra es cómo movilizar a los políticos y a los ciudadanos en la lucha contra el aislamiento de las personas mayores.

En Francia se está preparando una ley sobre la atención a la pérdida de autonomía. La cuestión del aislamiento social se introducirá allí después del período de confinamiento.

Las autoridades públicas no podrán adoptar ninguna otra medida, pero pueden apoyar al sector del voluntariado. Las asociaciones deben organizarse para acoger más fácilmente a las personas voluntarias, construir vías de compromiso, disponer de más equipos sobre el terreno y establecer una coordinación territorial para apoyar a los pequeños grupos que se comprometan en la lucha contra el aislamiento y a favor del vínculo social con las personas mayores.

Los lazos sociales de los mayores también se refieren al tema del vínculo entre generaciones. En este vínculo entre generaciones, Les Petits Frères des Pauvres creen que el tema del “fin de la vida” es también un punto inevitable. Vemos el envejecimiento como un miedo, el fin de la vida debe ser parte de nuestro entorno. Que ya no ponemos a las personas mayores lejos de la ciudad. Que ya no se tema hablar de la muerte.

Esta crisis ha acentuado el confinamiento de las personas mayores, y para las que han muerto, a menudo no se ha podido prestar apoyo normalmente. Para crear un vínculo entre las generaciones y para que nuestras generaciones vean el futuro con serenidad, el fin de la vida ya no debe ocultarse.  Debe estar en el corazón de nuestros barrios, nuestras ciudades. ¿Quizás creando pequeñas unidades de vivienda en estrecha proximidad?

Este período de confinamiento ha puesto de manifiesto que muchas cosas deben cambiar en nuestra sociedad para reducir el fenómeno del aislamiento de las personas mayores; la asociación Les Petits Frères des Pauvres se ha comprometido a estar presente para que este nuevo impulso pueda tener sus promesas.

Comunicado de prensa

pour retrouver le rapport dans son intégralité (en francés)

La synthese du rapport (en francés)