¡Las vacunas están llegando!

En el contexto en el que están llegando las primeras vacunas, esto plantea preguntas a nuestras asociaciones sobre las medidas que se deben tomar o los consejos que se deben dar.  En los Estados Unidos, Little Brothers Friends of the Elderly abren el debate con este artículo publicado en su boletín de diciembre de 2020.

“Según los expertos, el fin de la pandemia está a la vista y requerirá una vacunación generalizada. Docenas de laboratorios han estado trabajando para producir vacunas y, a principios de diciembre, tres de ellos habían publicado datos de ensayos que demostraban que sus vacunas funcionaban. En los Estados Unidos, los próximos pasos serán para un panel de expertos de la Administración Federal de Drogas, o FDA, revise los datos y decida si se emite una autorización de uso de emergencia o una autorización de comercialización. Una vez hecho esto, se enviarán las primeras vacunas y se ofrecerán a las personas según sus grupos prioritarios. El establecimiento de prioridades a nivel nacional está decidido por un Comité Asesor de los CDC (Centers for disease control and prevention)  sobre Prácticas de Inmunización. Los Estados tienen grupos similares, y los departamentos locales de salud pública ya están trabajando en la logística de distribución.

Por ahora, los trabajadores de la salud (no sólo los médicos, sino cualquier persona en situación de riesgo, y no sólo los hospitales, sino también los trabajadores sociales) y los residentes y el personal de atención a largo plazo (atención de enfermería especializada, residencias para personas mayores, casa hogares de personas mayores) se encuentran en el primer grupo, los trabajadores esenciales (las personas necesarias para sostener la sociedad y la economía) están en el segundo grupo, y las personas mayores y las personas con enfermedades crono degenerativas preexistentes están en el tercer grupo. Sin embargo, esto puede variar de una comunidad a otra y está sujeto a cambios. Algunas personas están ansiosas por ser vacunadas y otras hesitan por una amplia variedad de razones, que van desde la política hasta la injusticia racial pasada y presente.

La situación es compleja. Necesitamos la vacuna para poner fin a la pandemia, para acabar con el aislamiento y la muerte de los estadounidenses -una realidad para todas las edades, pero especialmente para los personas mayores- y para permitir que las decenas de millones de personas recientemente desempleadas, sin hogar y hambrientas vuelvan a llevar una vida decente. Las vacunas parecen funcionar bien, protegiendo más al 90% de manera efectiva. Sin embargo, hay muchos tipos diferentes de vacunas que actúan sobre el sistema inmunológico de diferentes maneras. Y hay mucho que no sabemos: ¿Cuánto tiempo durará la protección? ¿Las vacunas previenen la transmisión a otras personas además de prevenir la enfermedad en la persona vacunada? ¿Cuáles son las diferencias en la eficacia de la vacuna? ¿Funcionarán mejor, igual, o peor a diferentes edades?

Para los Little Brothers Friends of the Elderly será interesante examinar el impacto de estos desarrollos: en los personas mayores, en el equipo técnico y en las personas voluntarias. Aunque nuestras personas mayores corren un alto riesgo, no están en el grupo de primera prioridad a menos que vivan en un centro de atención u otro lugar de reunión, lo que no es el caso de muchas de ellas. Sin embargo, están muy expuestas, ya que el 80% de las muertes por covidio se producen entre las personas mayores, y el riesgo de enfermedades graves, hospitalización y muerte aumenta considerablemente con la edad, a partir de los 50 años y especialmente para las personas mayores de 70 u 80 años con otras enfermedades. Esto significa que en el futuro inmediato debemos seguir centrándonos en la lucha contra la soledad, a pesar de su aislamiento permanente. Al mismo tiempo, sería una buena idea ayudarles a pensar si, cuándo y cómo vacunarse. Los ensayos incluyeron a personas de más de 65 años de edad, y las empresas dicen que ellas también reaccionaron, aunque no sabemos si sus reacciones fueron diferentes de las de los adultos más jóvenes. Nuestras personas mayores son los que más tienen que ganar, pero también pueden necesitar ayuda si experimentan efectos secundarios comunes como dolor y fiebre. Es posible que necesiten ayuda para llegar a su médico o a otro lugar de vacunación, y deberán ser contactadas por teléfono y posiblemente visitadas (tomando todas las precauciones posibles) en los días siguientes a la vacunación.

Dependiendo del Estado, el equipo técnico puede o no ser considerado como trabajadores esenciales. El equipo técnico también puede estar calificado para un determinado grupo en función de su edad o factores de riesgo y prioridades locales. Lo mismo se aplica a las personas voluntarias. Los grupos tal vez deseen considerar cómo proceder con los servicios en una situación en la que algunos empleados y personas voluntarias están vacunados y otros no. Es esencial que la vacuna proteja a la persona que la ha recibido, pero se desconoce si protege a la persona vacunada de transmitir el virus a otros. Esto significa que un miembro del personal o una persona voluntaria vacunada debe seguir realizando el mismo trabajo de enmascaramiento y distanciamiento que los demás hasta que los funcionarios de salud pública locales decidan lo contrario.

Este será un momento interesante para nuestra organización. Será importante que las diferentes localidades se mantengan al corriente de las direcciones locales y nacionales, que sean creativas en el apoyo a nuestras personas mayores durante los próximos meses y que trabajen juntas para compartir información, conocimientos y experiencias.”

Compartir

Artículos similares

En Cincinnati, viajamos a pesar de la pandemia… ¡gracias a la gastronomía!

En Cincinnati, Little Brothers-Friends of the Elderly ofreció a las…

¡Celebrando la Semana Santa 2021 a pesar de la crisis de Covid!

Un año más, debido a Covid19, los miembros de la…